KLR 650 2011

KLR 650 2011

Este año cumplí 60 años y mi KLR 650 2011 cumplió 10 años, o los va a cumplir. Igualmente, este año su medidor debe llegar a los 60,000 kilómetros. Así es que vamos de la mano en varios sentidos. Esta es mi segunda KLR, la anterior era una generación 1 del 2006.

Saliendo de Boquete de regreso a la ciudad de Panamá

Esta KLR la tengo desde el 2016. Ya voy para cinco años con ella y me ha salido tan buena como la anterior. La verdad es que, como casi todos los dueños de este tipo de moto, me he vuelto un fiel adherente a este vehículo que ha permanecido casi igual desde que salió al mercado en 1987. Ayer anunciaron que salió una tercera generación de la KLR (después que la habían descontinuado en el 2018). En este enlace se puede ver una juxtaposición de los dos modelos.

KLR 650 2022

Mi KLR vino de Canadá rodando y mi plan es rodarla de vuelta alguno de estos años, hasta Alaska. Y luego rodar de regreso y seguir por ahí mismo hasta Patagonia. Para ese propósito he estado aprendiendo diligentemente como mantenerla rodando haciendo todos sus mantenimientos yo mismo. La verdad es que me gusta la mecánica. Esto no es evidente en las entradas que he escrito en esta bitácora que llevo desde hace muchos años, pero es así.

Cadena nueva

Lo primero que hice cuando recibí esta moto fue cambiarle todo el sistema de tracción porque venía destruido. Le cambié su cadena, piñón y estrella trasera en cuanto la recibí. La verdad es que su dueño anterior (Gustavo era el segundo dueño de esta KLR) había abusado de la cadena. Después me tocó cambiar la guarda del basculante porque la cadena se la había comido.

Guarda del basculante

Luego se me comenzó a calentar la moto en la ciudad y me di cuenta que el radiador venía con un leve escape. Cuando me vendieron la moto era evidente que alguno de los dueños anteriores se había dado una buena caída. El radiador quedó tocado en ese evento y a mi me tocó darle solución. Primero llevé a que me repararan el radiador. No quedé muy seguro del trabajo de reparación así es que pedí un radiador de repuesto y lo cambié.

Radiador

Procedí a cambiar el doohickey por uno de Eagle Mike con resorte de torsión. Este es un cambio muy común en esta moto porque el diseño de fábrica no es muy bueno y si si la pieza original falla la cadena del tiempo se desajusta y puede causar daños en el motor. Para esto hay que abrir una de las tapas del motor y reemplazar el tensor de la cadena interna del motor. Por ahí mismo aproveche y cambié la bujía por una de iridium de larga duración.

Doohickey

También revisé el ajuste de las válvulas del motor. Esto hay que hacerlo un par de veces en la vida del motor para verificar la holgura de las mismas. Unas válvulas apretadas son un problema para el motor. Mis válvulas estaban dentro de las especificaciones así es que pasará un buen rato antes que sea necesario volver a revisarlas.

Medición de válvulas

Siguiente en la lista de ajustes fue engrasar la dirección de la moto. Para este trabajo hay que desnudar todo el carenado y desmontar los tubos de suspensión delanteros. En el proceso encontré que el cable del embrague tenía un leve desgaste así que lo cubrí con cinta eléctrica y lo forré con un espiral de plástico para alargar la vida del mismo. En ese momento también cambié el aceite de la suspensión delantera ya que tenía desmontados los tubos y les tocaba el mantenimiento.

Más adelante cambié el resorte de la suspensión trasera por uno más rígido. Aún así sentía que la suspensión trasera estaba floja y decidí hacer una reconstrucción del amortiguador trasero. Efectivamente, la diferencia fue notoria después de este trabajo y quedé con un amortiguador renovado y más firme. Uno de los grandes atractivos de esta moto es que es muy básica y todo se le puede arreglar sin mayores complicaciones.

Amortiguador trasero reconstruido

Después de hacer el trabajo de la suspensión trasera quedé pensando en la suspensión delantera. Había leído de una adaptación al amortiguador que cambiaba por completo su modo de trabajo instalando una válvula que regulaba el flujo del aceite hidráulico. Decidí hacer este trabajo y volví a desmontar los tubos de la suspensión delantera. Hubo que perforar los tubos atenuadores para permitir que el aceite fluyera sin impedimento y dejar que la nueva válvula controlara la suspensión. ¡El trabajo fue un éxito!

Eje del triple

El eje del triple de la KLR fue el objetivo del próximo mantenimiento. Este se traba por oxidación si no se le hace el mantenimiento a tiempo. Me costó mucho trabajo sacar ese eje pero al final logré hacerlo y lo dejé bien engrasado. Ahora espero que la próxima vez que le toque grasa a esta pieza no me de tanta lata.

Tuve que cambiar todo el cableado eléctrico de mi KLR porque lo destruí sin querer. Había decidido que le haría una modificación para fijar el cuadro trasero con un perno. El cuadro trasero de las KLR generación 1 y 2 está sujetado por tornillos. En la generación 3 que acaba de salir decidieron soldar todo el cuadro de la moto. Pero en la mía estos tornillos que sujetan el cuadro pueden fallar en viajes extendidos así que procedí a taladrar el marco central para cambiar de dos tornillos a un solo perno central.

Maso eléctrico

En esa perforación me descuidé y taladre el maso eléctrico de mi moto y la maté, le perforé la médula a la pobre. Por suerte en ebay conseguí un maso eléctrico de segunda por un décimo de lo que me hubiese costado uno nuevo. Al reemplazar el maso eléctrico pude arrancar varios injertos eléctricos que Gustavo, o Quelsey, le habían hecho. Bueno, después de este trabajo puedo confiar que mi sistema eléctrico esta en excelente estado.

Perno del cuadro trasero

Los émbolos maestros del freno delantero y trasero necesitan mantenimiento regular. Hay que reemplazarle los cauchos cada tantos años. Estos trabajos también se los he hecho yo. Además desarmé los tacos de freno y sus pistones para limpiar y engrasarlos. Los frenos de las KLR no son los mejores del mundo. Un poco de mantenimiento los mantiene funcionando para que frenen aunque sea un poco retrasado. Cada vez que el freno delantero, o trasero, comienza a ponerse duro hay que reemplazar el líquido de freno.

Por supuesto que el cambio de aceite regular es otro de esos mantenimientos que hay que aprender. En cualquier viaje largo va a tocar cambio de aceite. Llegar a Alaska toma 11,000 kilómetros. Esa distancia requiere cambio de aceite y filtro de aceite.

Todos los mantenimiento que le hecho a mi KLR han sido con herramientas que tengo en un par de bolsas que llevo en mis viajes en la moto. Ocasionalmente uso otras herramientas, pero casi todo el trabajo lo hago con las herramientas que cargo en la moto para estar seguro de poder hacer el mantenimiento cuando este en ruta durante un viaje. Este trabajo incluye cambiar llantas con las cucharas que llevo en el juego de herramientas. Después de hacer este trabajo un par de veces he decidido pagar por el cambio de llantas (o rogar para que me lo hagan al comprar los cauchos). Pero igual hay que saber hacerlo porque nunca sabes cuando va a tocar hacerlo en la carretera.

Ya puedo identificarme plenamente con Robert Pirsig y el personaje de su libro «Zen and the Art of Motorcycle Maintenance«. Puedo considerarme un adepto al arte del mantenimiento de motocicleta. Soy un apasionado al respecto, realmente. No soy un experto, pero hago lo que puedo y hasta ahora no he causado daños en el trabajo que he hecho. Excepto cuando taladré el maso eléctrico…

Publicada el
Categorizado como KLR

Por Irving Bennett

Siempre listo.

Deja un comentario